En los últimos días debo admitir que me he sentido bastante afanado, creo que todos tenemos algo por lo cual nos afanamos, pero cuando eso por lo cual te afanas invade tus pensamientos en todo momento, se vuelve un problema ya que no permite que te enfoques y que agradezcas por lo que Dios te ha dado hoy. Si pones tu mirada en el afán, seguramente las bendiciones pasaran por delante de tus narices y ni siquiera te percataras porque tu mirada esta fija en tu preocupación…Y por eso hoy el Señor nuevamente me volvió a recordar que no debo de afanarme mas allá de las preocupaciones de este día y me regaló esta palabra, «Carpe Diem» la cual compartiré contigo en las próximas líneas.

Aprovecha el Día o «Carpe Diem»

El termino «Carpe Diem» proviene del latín y literalmente significa «aprovecha el día de hoy» o «vive el momento» (Extraído de Significados.com) o también puede interpretarse en otras palabras como, «no malgastes tu día preocupándote por situaciones del futuro, vive cada momento de tu vida como si fuese el ultimo»

No me malinterpretes, no te estoy diciendo que vivas tu vida desordenadamente; quizás el termino «vive el momento» muchos lo pudieran interpretar como…Voy a hacer lo que me da la gana, total, el hoy es lo que importa. Recuerda como ya vimos en «Cosechamos Lo Que Sembramos«, todas las cosas que hagas hoy, tendrán consecuencias para el día de mañana, sin excepción; siembras para bien, cosecharas bien, siembras para mal, cosecharas para mal.

Muchas veces pasamos nuestra vida preocupándonos por cosas que en la mayoría de las veces, nunca suceden, ¿entonces que sentido tiene que pasemos nuestro día afanados por esas cosas? por eso muy acertadamente dice la palabra: «Así que, no os afanéis por el día de mañana, porque el día de mañana traerá su afán. Basta a cada día su propio mal» (Mateo 6:34)

El Mañana No Existe

Entendiendo que lo importante es el día de hoy, lo que hoy tienes en tus manos; cuando en la biblia se nos dice que no nos preocupemos por el día de mañana, es porque simplemente el día de mañana no existe, el hoy es un regalo de Dios y es todo lo que tenemos, así que no tiene sentido malgastarlo en preocupaciones, enojos sin sentido, peleas, amarguras, rencores, etc.

Nota que la biblia no dice que no te preocupes, preocupaciones siempre habrán, lo que dice es que si vas a preocuparte por algo, preocúpate por las cosas de este día, o sea el hoy, ya mañana tendrás tiempo para preocuparte por las problemas de ese día en particular.

Es por eso que Jesús habló a sus discípulos acerca de la parábola del rico insensato, la cual dice así: «El terreno de un hombre rico le produjo una buena cosecha. Así que se puso a pensar: ¿Qué voy a hacer? No tengo dónde almacenar mi cosecha”. Por fin dijo: “Ya sé lo que voy a hacer: derribaré mis graneros y construiré otros más grandes, donde pueda almacenar todo mi grano y mis bienes. Y diré: Alma mía, ya tienes bastantes cosas buenas guardadas para muchos años. Descansa, come, bebe y goza de la vida”. Pero Dios le dijo: “¡Necio! Esta misma noche te van a reclamar la vida. ¿Y quién se quedará con lo que has acumulado?” (Lucas 12:16-21)

En la parábola, el rico acumuló muchas riquezas y desperdició su vida dejando de disfrutarla por el afán de conseguir riquezas, pensando que tendría el tiempo de disfrutarlas, y cuando las tuvo, ya Dios había determinado tomar su vida; ¡así que porque no compartimos lo que hoy tenemos con las personas que amamos? ¿Por qué dejarlo para mañana? No necesariamente me refiero a compartir riquezas; ¿Qué tal si compartes un plato de comida con alguien que no tiene que comer? o ¿Qué tal si le dices a esa persona que tienes a tu lado, que la amas, a pesar de que estas molesto(a) con esa persona? «Carpe Diem», ¿recuerdas?

Dios Tiene Cuidado de Los Suyos

Hace unos días manejaba en mi carro y miré a una persona vagabunda la cual tengo muchos años de ver en las calles y me preguntaba, ¿Cómo hacen estas personas de la calle para subsistir? La respuesta te la da la biblia «Mirad las aves del cielo, que no siembran, ni siegan, ni recogen en graneros; y vuestro Padre celestial las alimenta. ¿No valéis vosotros mucho más que ellas?» (Mateo 6:26)

¿Nunca te has preguntado como hacen estas personas para sobrevivir? Viviendo en una pobreza extrema, sin un hogar, sin un trabajo, sin dinero, duermen en las aceras a la intemperie, debajo de los puentes, no tienen dinero para comprar ropa, ni tampoco comida o medicinas; como decimos popularmente acá, están totalmente sujetos a la mano de Dios; y ahí los ves entre toda la miseria en que viven ¿Crees tu que a ellos les preocupa el COVID-19? Los puedes ver por las calles caminando sin mascarillas, totalmente ajenos a nuestra realidad; estas personas si que viven al estilo «Carpe Diem», ¿Qué les va a importar enfermarse mañana, si hoy no tienen que comer? Ellos incluso se encuentran mas sanos que cualquiera y ¿será que toman vitaminas siquiera?

¿Cómo Dios se encarga de cuidar de estas personas? Sencillo, utiliza a personas como tu o como yo, poniendo el querer y el hacer para que hagamos misericordia con ellas ¿no has notado que siempre hay personas que tienen el don de servir a los demás? ¿el don de la misericordia? Dios da esos dones a algunas personas para que estas se encarguen de los que no tienen. Cuando veo a estas personas sentados en las esquinas de los semáforos, siempre tienen un plato de comida al lado.

Carpe Diem

Volviendo a lo que comentaba al inicio, en estos últimos días he pasado muy afanado, tanto que ya se me había olvidado lo bueno que ha sido Dios para conmigo y que hasta aquí, ha estado conmigo, como sea, en momentos de mucha dificultad, Dios siempre ha tenido cuidado de mi, Él nunca me abandonará a pesar de mis problemas, pues dice su palabra: «¿Se olvidará la mujer de lo que dio a luz, para dejar de compadecerse del hijo de su vientre? Aunque olvide ella, yo nunca me olvidaré de ti» (Isaías 49:15)

¿Por qué afanarnos si Dios cuida de nosotros y no nos ha olvidado? ¿Resolveremos algo preocupándonos por cosas que ni siquiera han ocurrido y que quizás nunca ocurrirán? Dice la palabra: «¿Y quién de vosotros podrá, por mucho que se afane, añadir a su estatura un codo?» (Mateo 6:27) y también dice: «No os afanéis, pues, diciendo: ¿Qué comeremos, o qué beberemos, o qué vestiremos? Porque los gentiles buscan todas estas cosas; pero vuestro Padre celestial sabe que tenéis necesidad de todas estas cosas. Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas» (Mateo 6:31-33)

Y si llegara a suceder eso que tanto tememos, dice también la palabra: «Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados» (Romanos 8:28), así que por muy difícil que sea eso que estas atravesando, dice su palabra, que eso que tanto dolor te causa, Dios lo usara para tu propio bien.

Por lo tanto, me propongo el vivir al estilo «Carpe Diem» y cuando me afane, recordaré todas las cosas buenas que Dios ha hecho en mi vida en el pasado, las cuales son evidencia fehaciente de que Dios ha cuidado de mi, y me dan la certeza de que lo seguirá haciendo, a pesar de que parezca que no lo hace. Él ha estado ahí y siempre lo ha estado; por lo tanto tengo la confianza de que cumplirá su palabra en mi, así que traeré a mi memoria la siguiente palabra: «Hubiera yo desmayado, si no creyese que veré la bondad de Jehová en la tierra de los vivientes» (Salmos 27:13)

Amén!

PD. Quizás quieras ver también: «Viviendo Un Día A La Vez«