Cuando observaba la imagen de la portada de esta entrada, me imaginaba que se sentiría estar bajo la sombra de ese gran árbol y me decía, que rico sería estar descansando ahí! y me recordé del Salmo 23…En lugares de delicados pastos me hará descansar…De verdad, que rico es descansar en Dios, sabiendo que Él tiene cuidado de mi!

Salmo 23

El Salmo 23 es una de esos textos de la biblia que todos deberíamos conocernos de memoria para recordárnoslo constantemente, ya que en unas pocas palabras, resume muchos de los temores a los cuales nos enfrentamos diariamente, pero al mismo tiempo nos recuerda que Dios esta con nosotros en medio de esos temores y en mi caso, he encontrado que esta palabra así como otras de la biblia, me dan una paz que no puedo describir.

¿Tienes temor de que falte alimento en tu mesa? ¿Salud para tu y tu familia? ¿Un trabajo? ¿Una casa?…etc. Dice la palabra: «Jehová es mi pastor; nada me faltará. En lugares de delicados pastos me hará descansar; junto a aguas de reposo me pastoreará» (Salmos 23:1-2) ¿Alguna vez te has encontrado en una situación en donde temiste a la muerte? También dice mas adelante: «Aunque ande en valle de sombra de muerte, no temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo; Tu vara y tu cayado me infundirán aliento» (Salmos 23:4)

¿Hay alguna persona que te hizo mal? Dice la palabra: «Aderezas mesa delante de mí en presencia de mis angustiadores; unges mi cabeza con aceite; mi copa está rebosando» (Salmos 23:5) y lo primero que viene a mi mente al leer este versículo, es imaginarme dentro de un restaurante fino y sentado en una mesa con un gran banquete y mis angustiadores, o esas personas que me hicieron daño, viéndome a través del vidrio de la ventana haciendo como hacía el Chavo del 8 cuando miraba a Kiko comiéndose una torta de jamón y él sin comer…jejeje…Pero a eso no se refiere esta palabra; yo es que dejé volar mi imaginación…Lo que dice es, que Dios te da la victoria, frente a aquellas personas que te lastimaron o te hicieron contra.

Hacedores Mas Que Oidores

Nota que el Salmo 23 comienza diciendo que si Jehová es NUESTRO pastor, nada nos faltara y tampoco temeremos mal alguno ¿Qué quiere decir esto? la respuesta la dio Jesús cuando dijo: «Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y me siguen, y yo les doy vida eterna; y no perecerán jamás, ni nadie las arrebatará de mi mano» (Juan 10:27-28)…En pocas palabras, Si Jehová es NUESTRO pastor, nosotros como ovejas le seguiremos, no basta solo con oír su voz, es necesario…seguirle.

Alguno dirá, pero yo leo la biblia y no veo que pase nada, pero dice la palabra: «Pero sed hacedores de la palabra, y no tan solamente oidores, engañándoos a vosotros mismos. Porque si alguno es oidor de la palabra pero no hacedor de ella, éste es semejante al hombre que considera en un espejo su rostro natural. Porque él se considera a sí mismo, y se va, y luego olvida cómo era. Mas el que mira atentamente en la perfecta ley, la de la libertad, y persevera en ella, no siendo oidor olvidadizo, sino hacedor de la obra, éste será bienaventurado en lo que hace» (Santiago 1:22-25)

Por mucho tiempo yo fui una de esas personas que leía la biblia, pero no la ponía en practica; y no es que este mal leer la biblia, ya que es a través de ella que llegamos al conocimiento de la verdad; el problema es cuando creemos que ya solo con leer la biblia hicimos todo y nos volvemos religiosos y empezamos a señalar a los demás, pero no viendo nuestros propios errores: «¿Y por qué te fijas en la paja que está en el ojo de tu hermano, y no echas de ver la viga que está en tu propio ojo?» (Lucas 6:41)

Es necesario que los dichos de nuestra boca, estén alineados a lo que sentimos o pensamos y que la persona que demostramos ser exteriormente, sea exactamente esa persona que somos en el interior y que solo nosotros mismos conocemos y Dios; que lo que digamos, no sea solo del diente al labio, y en la intimidad seamos una cosa totalmente diferente; Dios quiere que seamos HACEDORES de la palabra.

Descansando En Dios

Descansar en Dios es dejar en manos de Él nuestras preocupaciones sabiendo que ha prometido cuidar de nosotros, «Echando toda vuestra ansiedad sobre Él, porque Él tiene cuidado de vosotros» (1 Pedro 5:7) y también dice: «Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar» (Mateo 11:28)

De verdad y lo digo humildemente, que rico es descansar sabiendo que de Dios depende todo! Él me ha dado una paz que no puedo ni soy capaz de entender, ya que la paz que disfruto no depende de lo que tengo o lo que no tengo, porque la paz que da el mundo si depende del entorno, de que tan bien estemos financieramente, si tenemos casa, comida, un carro, salud, etc. y bien dice la palabra: «La paz os dejo, mi paz os doy; yo no os la doy como el mundo la da. No se turbe vuestro corazón, ni tenga miedo» (Juan 14:27)

La paz que da Dios es una paz diferente e imperecedera y sobrepasa todo lo que nuestra percepción humana puede entender, pues también dice su palabra: «Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús» (Filipenses 4:7)

Y volviendo al Salmo 23, luego que dejamos que Dios sea nuestro pastor y que nos da reposo, concluye diciendo: «Ciertamente el bien y la misericordia me seguirán todos los días de mi vida, y en la casa de Jehová moraré por largos días» (Salmos 23:6)

Amén!

PD. Quizás quieras leer el Salmo 23 y también Venciendo El Temor