En la biblia se encuentran escritas mas de 3000 promesas y te invito a que la leas para que descubras cuales son esas promesas para tu vida. Pero surge el siguiente cuestionamiento, Dios es lo suficientemente fiel para cumplir esas promesas? Puedo confiar en que Dios cumplirá su palabra?…Eso lo veremos a continuación.

Promesas Rotas…

Eres una persona desconfiada? Alguna vez alguien te prometió algo que luego no cumplió y en vista de eso te cuesta confiar en las personas? Creo que todos alguna vez hemos hecho promesas que luego hemos roto, yo soy uno de ellos.

Todos tenemos un poquito de desconfiados y a veces nos cuesta creer en las personas, porque las personas fallan, como seres humanos todos fallamos; y como nosotros mismos fallamos y lo sabemos, aplicamos aquel dicho que dice: «el que las usa, se las imagina»

Es esta desconfianza hacia los seres humanos la que a veces nos hace desconfiar de la palabra de Dios; nos cuesta creerle, nos cuesta creer en aquellas cosas que para nosotros no son tangibles, al menos no al inicio y esta desconfianza nos hace dudar; dudar de que Dios es fiel y cumplirá aquello que prometió.

Las Promesas de Dios

Muchas promesas en la biblia son incondicionales, es decir, Dios las prometió sin requerir ninguna acción de nuestra parte; como por ejemplo: «Mientras la tierra permanezca, no cesarán la sementera y la siega, el frío y el calor, el verano y el invierno, y el día y la noche» (Génesis 8:22)

En cambio también existen promesas condicionales las cuales si requieren una acción de nuestra parte, como por ejemplo cuando Dios prometió a Abraham: «Y haré de ti una nación grande, y te bendeciré, y engrandeceré tu nombre, y serás bendición. Bendeciré a los que te bendijeren, y a los que te maldijeren maldeciré; y serán benditas en ti todas las familias de la tierra» (Génesis 12:2-3)

Antes de la promesa, primero Dios le dijo: «Pero Jehová había dicho a Abram: Vete de tu tierra y de tu parentela, y de la casa de tu padre, a la tierra que te mostraré» (Génesis 12:1)

La bendición que Dios prometió a Abraham requería que este confiará en Él, aunque no le había dicho los motivos por los cuales quería que se fuera de su tierra, simplemente dijo «vete de tu tierra y tu parentela» y Abraham le obedeció y mas adelante dice: «Y se cumplió la Escritura que dice: Abraham creyó a Dios, y le fue contado por justicia, y fue llamado amigo de Dios» (Santiago 2:23)

Dios Es Fiel

Como ves, la bendición prometida por Dios requería la obediencia de Abraham, él obedeció y luego Dios cumplió su promesa…Si esta tardando en llegar una promesa no es porque Dios no sea fiel, quizás sea tiempo de evaluar que es lo que Dios te ha pedido y tu no has obedecido, pues la palabra dice: «Si fuéremos infieles, Él permanece fiel; Él no puede negarse a sí mismo» (2 Timoteo 2:13)

Dios es fiel y cumplirá todo aquello que ha prometido pues dice su palabra: «Dios no es hombre, para que mienta, ni hijo de hombre, para que se arrepienta. ¿Lo ha dicho Él, y no lo hará?, ¿ha hablado, y no lo cumplirá?» (Números 23:19)

Si Dios te ha prometido algo, tú verás esa promesa si o si y no verás la muerte hasta ver esa promesa cumplida y hay un relato en la biblia que soporta esta aseveración: “Y he aquí había en Jerusalén un hombre llamado Simeón, y este hombre, justo y piadoso, esperaba la consolación de Israel; y el Espíritu Santo estaba sobre él. Y le había sido revelado por el Espíritu Santo, que no vería la muerte antes que viese al Ungido del Señor” (Lucas 2:25-26).

Y mas adelante dice: «Y movido por el Espíritu, vino al templo. Y cuando los padres del niño Jesús lo trajeron al templo, para hacer por Él conforme al rito de la ley, él le tomó en sus brazos, y bendijo a Dios, diciendo: Ahora, Señor, despides a tu siervo en paz, conforme a tu palabra; porque han visto mis ojos tu salvación» (Lucas 2:27-30)

Si ya has obedecido eso que Dios te pidió hicieras pero igual esta tardando en llegar tu promesa, aquí tengo esta palabra para ti: «Aunque la visión tardará aún por un tiempo, mas se apresura hacia el fin, y no mentirá; aunque tardare, espéralo, porque sin duda vendrá, no tardará» (Habacuc 2:3-4)

Amén!

PD.: Quizás quieras leer: “La Fe de Un Grano de Mostaza” y escuchar una canción acerca de la fidelidad de Dios: “Tu Fidelidad