Dice la biblia que el hombre hace muchos planes en su corazón, pero que el propósito de Dios en nosotros es el que prevalece…Él nos creó con un propósito en particular y, por lo tanto, nuestra mayor búsqueda debería de ser, descubrir cuál es ese propósito de Dios para nuestra vida.

Caminando Sin Rumbo

Alguna vez te has preguntado ¿Para que estoy vivo? ¿Por qué Dios me creó? Si nunca te has hecho esa pregunta, deberías de hacértela. La mayoría de nosotros, caminamos por la vida sin percatarnos de que estamos aquí por un motivo, que nuestra existencia no es producto del azar, y que Dios nos creo con un propósito especifico.

El enemigo intentará hacer por todos los medios de que tú nunca sepas cuál es tu propósito; pues sin un propósito en la vida ¿Para qué vivirla correctamente? El propósito es lo que da sentido a tu vida, define si vale la pena vivirla o no. Imagínate viviendo tu vida sin saber lo que quieres o ¿A donde quieres llegar? Nada importaría, podrías pecar a tu antojo, igual, ¿Qué sentido tiene la vida?

Por ejemplo, muchos aspiramos a tener una casa propia, y a menos que hayamos nacido en cuna de oro, tendremos que luchar muchos años de nuestra vida para poder lograrlo, en la mayoría de los casos. Ahora imagínate que tu no aspiras a tener una casa, o no tienes aspiraciones de nada, entonces, ¿Para qué levantarse a trabajar? ¿Para qué esforzarse? Si no tienes un propósito en tu vida o alguna meta que te hayas trazado, entonces no habrá nada por lo cual valga la pena luchar.

Escogidos Con Un Propósito

Dice la biblia: “Antes que te formase en el vientre te conocí, y antes que nacieses te santifiqué, te di por profeta a las naciones” (Jeremías 1:5) Nota que aquí Dios le estaba diciendo a Jeremías, no solo que lo había creado Él mismo, sino que también lo había escogido para ser profeta, incluso antes de ser concebido.

En el libro de los Salmos dice: “No fue encubierto de ti mi cuerpo, bien que en oculto fui formado, y entretejido en lo más profundo de la tierra. Mi embrión vieron tus ojos, y en tu libro estaban escritas todas aquellas cosas que fueron luego formadas, sin faltar una de ellas” (Salmos 139:15-16) O sea, en el libro de Dios, ya estaba escrito cada paso de tu vida, aun cuando todavía no habías nacido, estuvo ahí cuando te formabas en el vientre de tu madre, Él ya sabía cada cosa que harías en tu vida; y te escogió, aun sabiendo que tomarías muchas malas decisiones.

Alguno dirá, pero si Dios nos crea y nos escoge ¿Por qué también permite que exista la gente mala? ¿Cuál es el propósito de crear a estas personas? Dice la palabra: «Pero en una casa grande, no solamente hay utensilios de oro y de plata, sino también de madera y de barro; y unos son para usos honrosos, y otros para usos viles» (2 Timoteo 2:20)

Dios escoge incluso a aquellos que están destinados para usos viles como lo fue faraón, cuando se negó a dejar libre al pueblo de Israel: «Y a la verdad yo te he puesto para mostrar en ti mi poder, y para que mi nombre sea anunciado en toda la tierra» (Éxodo 9:16) ¿Por qué Dios lo hace? La respuesta nos la da el apóstol Pablo: «Pero me dirás: ¿Por qué, pues, inculpa? porque ¿Quién ha resistido a su voluntad? Mas antes, oh hombre, ¿Quién eres tú, para que alterques con Dios? ¿Dirá el vaso de barro al que lo formó: ¿Por qué me has hecho así? ¿O no tiene potestad el alfarero sobre el barro, para hacer de la misma masa un vaso para honra y otro para deshonra?» (Romanos 9:19-20)

No fuimos nosotros los que escogimos a Dios, Él nos escogió primero pues dice su palabra: “No me elegisteis vosotros a mí, sino que yo os elegí a vosotros, y os he puesto para que vayáis y llevéis fruto, y vuestro fruto permanezca; para que todo lo que pidiereis al Padre en mi nombre, Él os lo dé” (Juan 15:16)

El Propósito De Dios En Mi

Dios tiene planes para nuestras vidas e independientemente de las decisiones que tomemos, el plan de Dios siempre será mejor que cualquiera de nuestros planes; pues dice su palabra: “Porque yo sé los planes que tengo para vosotros declara el Señor, planes de bienestar y no de calamidad, para daros un futuro y una esperanza” (Jeremías 29:11) Él nos creó y nos conoce mejor que nosotros mismos y por eso a veces, no nos permite tener muchas de las cosas que quisiéramos tener, porque quizás serían para nuestro propio mal. La clave esta en confiar en que sus planes, SIEMPRE son mejores que los nuestros.

Cuando hacemos nuestros propios planes sin tener en cuenta aquello que Dios quiere para nosotros, es ahí cuando muchas veces fracasamos, pues dice su palabra: “Yo soy la vid, vosotros los pámpanos; el que permanece en mí, y yo en él, éste lleva mucho fruto; porque separados de mí nada podéis hacer” (Juan 15:5) Y también dice: “Muchos pensamientos hay en el corazón del hombre; Mas el consejo de Jehová permanecerá” (Proverbios 19:21) ¿Por qué tenemos entonces que ir en contra de los buenos planes que Dios quiere para nosotros?

¿Has tocado fondo en tu vida y crees que Dios no te puede escoger? Dice su palabra: “También escogió Dios lo más bajo y despreciado, y lo que no es nada, para anular lo que es, a fin de que en su presencia nadie pueda jactarse” (1 Corintios 1:28-29) No hay nada que hayas hecho que Dios no pueda perdonar si le buscas con un corazón arrepentido y aceptas a su hijo, Jesucristo como tu salvador; Él puede levantarte de donde sea que te encuentres y hacer algo grande con tu vida, dale la oportunidad de hacerlo.

Dios quiere que seamos santos, pues dice su palabra: “Sino, como aquel que os llamó es santo, sed también vosotros santos en toda vuestra manera de vivir; porque escrito está: Sed santos, porque yo soy santo” (1 Pedro 1:15-16) Él quiere que llevemos el evangelio de Jesucristo a las naciones, esa es la gran comisión de todo cristiano, pues dice la palabra: “Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo” (Mateo 28:19)

Esfuérzate, Dios recompensa a aquellos que siguen su llamado, pues dice su palabra: “Por lo tanto, hermanos, esfuércense más todavía por asegurarse del llamado de Dios, que fue quien los eligió. Si hacen estas cosas, no caerán jamás, y se les abrirán de par en par las puertas del reino eterno de nuestro Señor y Salvador Jesucristo” (2 Pedro 1:10-11) Y también dice: «¿Y cómo predicarán si no fueren enviados? Como está escrito: !Cuán hermosos son los pies de los que anuncian la paz, de los que anuncian buenas nuevas!» (Romanos 10:15)

Cuando Dios me llamó, estaba perdido, mi vida no tenía ningún sentido, no tenía un propósito, me levantó del hoyo en donde estaba hundido, y poco a poco me fue enseñando que mi vida tenía mucho valor para Él, la sangre de Jesucristo me compró aun sin merecerlo, Él le dio sentido a mi vida y créeme, no hay nada mejor que levantarse por las mañanas y saber de qué eres importante para alguien y que tu vida tiene un propósito.

Dios cumplirá su propósito en mi vida, porque así lo determinó, esa es una promesa, y no hay nada que yo pueda hacer, para hacer que Dios desista de su propósito en mí, así sea que me lleve arrastrado porque me estoy desviando del llamado, Él me corregirá como a un hijo y hará lo que se propuso hacer en mí, pues también dice su palabra: “Porque los dones y el llamamiento de Dios son irrevocables” (Romanos 11:29) Y también dice: “Porque Jehová de los ejércitos lo ha determinado, ¿y quién lo impedirá? Y su mano extendida, ¿Quién la hará retroceder?” (Isaías 14:27)

Dice la palabra: “A los cielos y a la tierra llamo por testigos hoy contra vosotros, que os he puesto delante la vida y la muerte, la bendición y la maldición; escoge, pues, la vida, para que vivas tú y tu descendencia; amando a Jehová tu Dios, atendiendo a su voz, y siguiéndole a Él; porque Él es vida para ti, y prolongación de tus días; a fin de que habites sobre la tierra que juró Jehová a tus padres, Abraham, Isaac y Jacob, que les había de dar“ (Deuteronomio 30:19-20)

Yo escogí la vida, ¿Tú que escogerás?

Amén!

PD. Quizás Quieras Leer «Experimentando Cambios En Dios«