Muchas veces me he preguntado ¿Es justo Dios? ¿Si es bueno y justo, porque permite que nos sucedan cosas malas? ¿Es la justicia de Dios comparable a la justicia según los hombres? Si tú también te has hecho esta pregunta, continúa leyendo…

El Mundo Se Volvió Loco

Frecuentemente vemos como suceden tantas cosas disparatadas en este mundo; entre ellas, los fenómenos naturales destructivos, la pobreza, los asesinatos, el que más tiene, aplastando al que no tiene, por mencionar solo algunos; hay tanta maldad y cosas malas sucediendo por todos lados, día a día, y cada vez se pone peor y ya como que nos acostumbramos a estar rodeados de este tipo de situaciones.

Hace alrededor de un año, mi país fue atacado por dos huracanes consecutivos en un periodo de dos semanas y hubo miles y miles de personas afectadas por las inundaciones, personas que lo que menos perdieron si tuvieron suerte, fue todas sus posesiones, otros no tuvieron tanta suerte y murieron… Y así podemos ver cada cosa mala que sucede a diario y nos preguntamos ¿Dónde está Dios cuando le suceden cosas malas a la gente buena?

Hace poco leía un comentario de un personaje muy popular de mi país que decía algo más o menos así: A Dios hay que dejarlo en las iglesias, con sus religiones; donde estaba Dios cuando llegaron ETA e IOTA? (los dos huracanes antes mencionados)… Debo admitir que eso me encendió la sangre, acerca de nuestra propia ignorancia (Incluyéndome yo).

¿Es acaso Dios culpable de que la avaricia del hombre esté destruyendo este planeta y sus recursos naturales y ocasione el calentamiento global que luego ocasiona todo tipo de desastres naturales?

¿Porque Dios Permite Las Cosas Malas?

Cuando nos suceden cosas malas, casi siempre consideramos que lo que nos pasó es porque alguien más tuvo la culpa, pocas veces admitimos nuestros propios errores y vivimos “lavándonos las manos”; el problema de esto es que si nunca admitimos que nos equivocamos, nunca vamos a mejorar en eso en lo que fallamos.

El libro de Romanos, capítulo 1, nos da la mejor referencia del porqué este mundo se volvió loco, quisiera escribirlo todo aquí, pero la lectura se haría muy larga por lo que en este párrafo solo daré una parte, pero te dejo el enlace al final para que lo puedas leer más a fondo.

Continuando, el libro nos habla de como el hombre conoció de Dios porque vio la obra creada por sus manos, es decir; tomate un momento y sal de tu casa y aprecia por un momento las montañas, el cielo, el sol, la luna o las estrellas, los pájaros que vuelan, o solo siente a tu corazón latiendo y escucha tu respiración; dime, ¿No es esta una obra perfecta hecha por Dios?

Más sin embargo, el hombre no quiso reconocer a Dios por su obra creada, sino que: “Afirmaban ser sabios, pero se convirtieron en completos necios. Y, en lugar de adorar al Dios inmortal y glorioso, rindieron culto a ídolos que ellos mismos se hicieron con forma de simples mortales, de aves, de animales de cuatro patas y de reptiles” (Romanos 1:22-23).

Y más adelante dice: “Por pensar que era una tontería reconocer a Dios, Él los abandonó a sus tontos razonamientos y dejó que hicieran cosas que jamás deberían hacerse” (Romanos 1:28).

Te invito encarecidamente a que leas todo este capítulo para que así la próxima vez que quieras echarle la culpa a Dios de porque este mundo se está yendo al infierno, lo pienses dos veces.

La Justicia Según Los Hombres

La justicia según los hombres es por obras; hacemos cosas “buenas” para ganarnos el cariño de las personas, para comprar un favor, o para que la gente diga, que bueno(a) es… No es que este malo hacer obras buenas, el problema es la hipocresía detrás de esa buena obra.

Frecuentemente he visto en las Teletones que se realizan en mi país, grandes empresas o empresarios, donando millones para la causa de la Teletón, muchos de ellos lograron sus riquezas a costa de cosas no muy legítimas y son celebrados con bombos y platillos. Y hago la salvedad en esto, ya que no todos los que donan en esos eventos son delincuentes, pero otros si lo son.

¿Será aceptado eso delante de Dios? ¿Un hombre podrá alcanzar la salvación por sus obras? Dice la palabra: “Si bien todos nosotros somos como suciedad, y todas nuestras justicias como trapo de inmundicia” (Isaías 64:6).

¿Entiendes el término “Trapo de inmundicia”? Si no te lo explico, en pocas palabras, un trapo de inmundicia es el “trapo” que usaban las mujeres de esos tiempos para protegerse de su flujo menstrual… ¿Ahora entiendes el significado del versículo? Toda obra nuestra representa eso para Dios si no va acompañada de su justicia, la que es según la fe.

La biblia dice: “¡Tengan cuidado! No hagan sus buenas acciones en público para que los demás los admiren, porque perderán la recompensa de su Padre, que está en el cielo” (Mateo 6:1).

La Justicia de Dios

Antes en este artículo mencionaba que la justicia de los hombres es según sus obras, ¿Pero qué con la justicia de Dios? La justicia de Dios se manifiesta de la siguiente forma: “Dios nos hace justos a sus ojos cuando ponemos nuestra fe en Jesucristo. Y eso es verdad para todo el que cree, sea quien fuere.” (Romanos 3:22).

La justicia de Dios es gratuita y no hay que hacer nada para recibirla, solo es mediante la fe, sabiendo que no la merecemos y que es la sangre de Jesucristo derramada en la cruz, la que nos hace justos delante de Él.

Pero dentro de todas estas cosas malas que pasan ¿Hay justicia o alguna vez tendremos justicia? La biblia dice esto: “Pero Jehová permanecerá para siempre; ha dispuesto su trono para juicio. Él juzgará al mundo con justicia, y a los pueblos con rectitud” (Salmos 9:7-8).

Puedes estar seguro de que la maldad no durará para siempre ni aquellos que la practican, pues dice la palabra: “Pues se acerca el día de la ira, en el cual se manifestará el justo juicio de Dios. Él juzgará a cada uno según lo que haya hecho” (Romanos 2:5-6).

También dice: “Guarda silencio ante Jehová, y espera en Él, no te alteres con motivo del que prospera en su camino, por el hombre que hace maldades. Deja la ira, y desecha el enojo; no te excites en manera alguna a hacer lo malo, porque los malignos serán destruidos, pero los que esperan en Jehová, ellos heredarán la tierra” (Salmos 37:7-9).

Amén!

PD: Lee aquí acerca de porque Dios permite las cosas: “La ira de Dios contra el pecado” y también puedes leer: “Los Cielos Cuentan La Gloria de Dios”