Tengo configurada mi PC para que cada vez que la enciendo y justo antes de iniciar sesión, me aparezca un paisaje de un lugar diferente; a veces me asombro de la belleza de algunos de estos lugares y francamente sueño con tener la oportunidad de algún día conocer alguno de ellos. Hoy mientras escribía esta entrada me puse a meditar en el siguiente versículo: «Los cielos cuentan la gloria de Dios, y el firmamento anuncia la obra de sus manos» (Salmos 19:1)

Cuando veo uno de estos hermosos paisajes, me pregunto, ¿Cómo alguien puede dudar de que Dios es el autor de todo lo que nos rodea?

El Universo

La palabra universo, se deriva del latín «universus» que significa «todo» y esta palabra a su vez esta compuesta por las palabras «unus» que significa «uno» y «versus» que es el participio de la palabra «vertere» que da un sentido de movimiento giratorio o de «dar vueltas o girar alrededor» Dicho en otras palabras, universo se puede traducir como «UNO Y TODO LO QUE LO RODEA O GIRA A SU ALREDEDOR«.

Cuando me encontraba investigando sobre esto, me sorprendió encontrarme con este significado, y esto es algo que pudiera verlo desde dos puntos de vista diferentes:

1- Dios como el Uno o el centro de todo y toda su creación o sea, el universo, girando a su alrededor.

2. Tu o yo como el uno y todo lo que hay a nuestro alrededor, o sea, el universo creado por Dios, girando a nuestro alrededor.

En matemáticas hay un termino que se llama «factor común» y es básicamente un elemento que se repite en la misma ecuación, y si aplicamos este factor común al significado de universo, podemos notar de que el factor común es Dios; por lo tanto, no hay forma de que podamos vivir en este mundo, considerándolo a Él fuera de la ecuación, ya que esta presente en todo y es por esto que dice la palabra «¿Se ocultará alguno, dice Jehová, en escondrijos que yo no lo vea? ¿No lleno yo, dice Jehová, el cielo y la tierra?» (Jeremías 23:24)

Alguno dirá, en ambos casos, también estamos presentes nosotros y es cierto, la diferencia es que Dios es eterno y sus días no tienen final, en cambio nosotros no, si morimos, dejamos de formar parte de la ecuación y es por esta razón que dice la palabra: «Permaneced en mí, y yo en vosotros. Como el pámpano no puede llevar fruto por sí mismo, si no permanece en la vid, así tampoco vosotros, si no permanecéis en mí. Yo soy la vid, vosotros los pámpanos; el que permanece en mí, y yo en él, éste lleva mucho fruto; porque separados de mí nada podéis hacer» (Juan 15:4-5)

La Teoría del Big Bang

En la ciencia de la Cosmología, existe una teoría que los científicos llaman el «Big Bang», que afirma que el universo se creo a partir de una gran explosión, algo que la biblia contradice, ya que el libro de Genesis detalla como Dios creó los cielos, la tierra y toda forma viviente, en un proceso que duró 6 días (Génesis, capítulos 1 y 2)

Para entender un poco sobre esto del Big Bang, voy a poner un ejemplo practico; imagínate por decir, un auto moderno, el cual consta de entre 70 000 a 80 000 piezas; ahora imagina cada una de estas piezas colocadas sobre un gran tablero, desordenadas una con otra y a las cuales aplicas una gran carga de explosivos…¿Crees que después de la explosión se forme un auto?

La ciencia quiere que creamos que después de esta gran explosión, se formó todo el universo tal y como lo conocemos. Imagínate la tierra y su gravedad que hace que se forme la atmosfera y evita que escapen los gases como el aire que da vida a los seres vivos; sin gravedad, no existiría la atmosfera…¿Y que si la tierra no girará sobre su propio eje que es lo que origina los días y las noches? simplemente todo lo que no estuviera anclado a la tierra, saldría virtualmente disparado, incluyéndonos a nosotros.

Toda la creación es una suma de milagros en donde todo encaja a la perfección ¿No te parece un milagro como somos formados en el vientre de nuestra madre? o ¿Cómo las plantas producen el oxigeno que respiramos? ¿Será que una explosión puede lograr tal perfección?

El apóstol Pablo en el libro de Romanos, habla sobre como podemos conocer a Dios a través de la creación y como aun con este cúmulo de pruebas de su existencia, los hombres decidieron cambiar la gloria de un Dios vivo, por imágenes de hombres o de animales y dice:

«Porque la ira de Dios se revela desde el cielo contra toda impiedad e injusticia de los hombres que detienen con injusticia la verdad; porque lo que de Dios se conoce les es manifiesto, pues Dios se lo manifestó. Porque las cosas invisibles de Él, su eterno poder y deidad, se hacen claramente visibles desde la creación del mundo, siendo entendidas por medio de las cosas hechas, de modo que no tienen excusa. Pues habiendo conocido a Dios, no le glorificaron como a Dios, ni le dieron gracias, sino que se envanecieron en sus razonamientos, y su necio corazón fue entenebrecido. Profesando ser sabios, se hicieron necios, y cambiaron la gloria del Dios incorruptible en semejanza de imagen de hombre corruptible, de aves, de cuadrúpedos y de reptiles» (Romanos 1:18-23)

No es la intención de este articulo, hablar sobre las consecuencias del pecado por desconocer la existencia de Dios, sino mas bien mostrar la grandeza de Él, pero si quieres seguir leyendo el libro de Romanos, en los versículos posteriores al que ya vimos; en el siguiente enlace veras como el desconocimiento a Dios, origina todo el pecado del mundo: «La Culpabilidad del Hombre«.

Los Cielos Cuentan La Gloria de Dios

Los científicos estiman que existen alrededor de 30.000.000.000.000.000.000.000.000 de estrellas en el universo, ¿Tu Sabes como llamar a este numero? porque yo no lo sé!; pero hay Uno que si conoce a todas y cada una de ellas y las llama por su nombre: «El cuenta el número de las estrellas; a todas ellas llama por sus nombres» (Salmos 147:4)

También dice: «¿Quién midió las aguas con el hueco de su mano y los cielos con su palmo, con tres dedos juntó el polvo de la tierra, y pesó los montes con balanza y con pesas los collados?» (Isaías 40:12) y añade: «Hizo la luna para los tiempos; el sol conoce su ocaso. Pones las tinieblas, y es la noche; En ella corretean todas las bestias de la selva. Los leoncillos rugen tras la presa, y para buscar de Dios su comida. Sale el sol, se recogen, y se echan en sus cuevas. Sale el hombre a su labor, y a su labranza hasta la tarde! Cuán innumerables son tus obras, oh Jehová! Hiciste todas ellas con sabiduría; la tierra está llena de tus beneficios» (Salmos 104:19-24)

Volviendo a lo que comentaba al inicio, cuando vemos toda la obra creada por Dios, es imposible que ella no nos hable de su grandeza, vemos como los cielos nos cuentan la gloria de Dios!, su creación nos cuenta de su grandeza, pues también dice: «Porque tú formaste mis entrañas; Tú me hiciste en el vientre de mi madre. Te alabaré; porque formidables, maravillosas son tus obras; estoy maravillado, y mi alma lo sabe muy bien» (Salmos 139:13-14)

Amén!

PD. Quizás quieras leer «La Felicidad Que Proviene de Dios«