Tiempo de Lectura Aproximado: 5 minutos

Aquí en mi país Honduras, estamos viviendo un momento histórico en la política, es un tiempo MUY tenso y delicado como jamás recuerdo que haya sucedido antes en todos los años de mi vida, hay bastante tensión… ¿Por qué escribo de política en un blog cristiano? De hecho en la biblia se habla al respecto y quise compartirlo ahora que nos encontramos en este momento tan complicado.

Aclaración

Antes que todo y para no ofender a nadie, porque sé que hay personas que disfrutan de la política y su vocación es la política y áreas asociadas, y son personas honestas, etc.; pero para gustos, colores y cada quien con sus preferencias, a mí en lo personal, no me gusta y de hecho soy apolítico, es más, podría decir que la detesto y que soy alérgico a todo lo relacionado con ella.

La carrera que yo estudié que es la Ingeniería Civil, lastimosamente se mueve mucho bajo la política, y estando en ese ambiente laboral, tuve la oportunidad de ver la corrupción en varios niveles, todo esto, amparado bajo el color de un partido político; de hecho hace muchísimos años que ya no laboro como ingeniero civil, porque simplemente no quiero trabajar en un ambiente así.

Me cambié a ventas, relacionadas siempre al mundo de la construcción o la ingeniería civil, pero ya desde un plano, más lejano ¿Y adivinen qué? Para desgracia mía, aquí también pude apreciar como la corrupción está por todas partes, empresas pagando a algún político corrupto, para que sus productos queden especificados en las licitaciones públicas y tus productos, simplemente no tengan entrada, en fin…

He trabajado en ventas por alrededor de 20 años, y una de las premisas más importantes que uno aprende en este medio, es que uno nunca debe de discutir con sus clientes, ni de religión, ni de deportes, ni de POLÍTICA; ¿Por qué? Es sencillo, si difieren en alguno de estos temas, nunca se pondrán de acuerdo, porque cada cabeza es un mundo y a la larga, quizás termines perdiendo un cliente, porque tu forma de pensar sea muy distinta a la suya.

En estos temas, hay tanta variedad de opiniones y pensamientos, que simplemente no vale la pena pelear por algo así; o como dice un dicho popular de acá, “Es quemar pólvora en zopilote”.

Sociedad Polarizada

Según la Real Academia Española (RAE), esto significa:

  • Orientar en dos direcciones contrapuestas
  • Concentrar la atención o el ánimo en algo

Y esto es más o menos lo que se vive en mi país; y para ser honestos, este es un término que hace un par de años conocí; escuchaba en las noticias que hablaban una y otra vez de una sociedad polarizada y yo me preguntaba, ¿Qué rayos significa esto? Hasta que decidí salir de mi ignorancia y busque en internet el significado.

El presidente actual, sin temor a equivocarme, es la persona más odiada de la historia en mi país; no me lo imagino caminando tranquilamente por el parque sin un séquito de guardaespaldas y que no le caiga una manifestación de personas encima, y quizás tenga que vivir así el resto de su vida; de verdad, ¡Eso no es vida!. La política ha dividido tanto a nuestro país, que hay familias enteras que se enemistaron por causa de ella y de tener una forma de pensar contraria…

Respecto a las elecciones de mañana, mi opinión personal y muy honesta es que, ni haciendo un licuado con todos ellos, se hace siquiera la uña de un político realmente decente, y eso me pone en contradicción conmigo mismo, porque la biblia me dice: “Se debe orar por los que gobiernan y por todas las autoridades, para que podamos gozar de una vida tranquila y pacífica, con toda piedad y dignidad” (1 Timoteo 2:1-2).

No es una devoción personal que tenga el orar por todas estas personas que se encuentran en autoridad, y no sé si solo a mí me pasa, me cuesta muchísimo, pero la biblia me manda a orar por ellos; no me dice apedréalo, no me dice, ódialo porque te está cargando de impuestos. Orar por su bienestar es un deber de nosotros los cristianos.

Dios Pone Y Quita Reyes

El hecho de ser apolítico, no quiere decir que no me importa y como siempre ha sido la costumbre para mí, no he faltado a ninguna votación desde que puedo hacerlo, y si Dios me presta vida, el día de mañana no va a ser una excepción; solo que en esta ocasión, le pedí dirección a Dios, para dar mi voto sabiamente, nunca antes jamás pedí a Dios por algo así.

¿Pero y por quien voto si como dije antes, no considero a ninguno apto? ¿Y qué pasa si gana el candidato por el cual no voté? ¿Qué será de nosotros si ese candidato del que tanto se dicen cosas negativas gana?

El hombre que está sentado en la silla presidencial, está ahí porque Dios lo quiso así. Él lo permitió, porque dice la biblia: “Él controla el curso de los sucesos del mundo; Él quita reyes y pone otros reyes. Él da sabiduría a los sabios y conocimiento a los estudiosos” (Daniel 2:21)… Espera, ¿Leí bien que Dios quita y pone gobernantes? ¿Entonces quiere decir que Dios no nos quiere al permitir que nos gobiernen esas personas que tanto daño le han hecho al país? ¿Por qué no pone un gobernante justo?

Mi respuesta sencilla a esto es que toda nación obtiene el gobernante que se merece, no es que Dios quiera que nos gobiernen personas malas, simplemente permite que estas personas nos gobiernen, porque nos alejamos de Él y de esto vimos un poco en mi entrada anterior: “La Justicia de Dios

Cuando vas a las urnas a votar vestido bajo la sombra de un color político sin importar a la persona detrás de ese color, no le pidas a Dios tener un buen gobernante. Y eso es lo que lastimosamente sucede en mi país, los que votan lo hacen por el color y no por la persona, y los que no votan, no lo hacen porque siempre gana el de un color “x”… Bueno, entonces estamos así porque lo permitimos, al dejar que otros decidan por nosotros, entonces como dicen por ahí, ¡no se queje mijo!

Los Gobernantes De La Tierra

Pero dentro de todo esto y de saber que independientemente de la persona que sea elegida el día de mañana, mi corazón se reconforta al saber que mi vida no depende de ningún gobernante, pues dice la palabra: “Bienaventurado el hombre que tiene en ti sus fuerzas, en cuyo corazón están tus caminos. Atravesando el valle de lágrimas lo cambian en fuente, cuando la lluvia llena los estanques” (Salmos 84:5-6).

Los gobernantes van y vienen y todos ellos están bajo la soberana mano de Dios, ¿Por qué entonces poner nuestra confianza en que ellos resolverán nuestros problemas? Ellos hacen mil y un promesas a cambio de un voto, pero nuestra esperanza no esta puesta en ninguno de ellos pues dice la biblia: “El Señor dice: Maldito aquel que aparta de mí su corazón, que pone su confianza en los hombres y en ellos busca apoyo” (Jeremías 17:5).

A trabajar honradamente se ha dicho que nuestra vida depende de solo Uno y es el Dios de las alturas, Él bendecirá la obra de nuestras manos cuando decidimos poner nuestra confianza en Él y dice su palabra: “Te abrirá Jehová su buen tesoro, el cielo, para enviar la lluvia a tu tierra en su tiempo, y para bendecir toda obra de tus manos. Y prestarás a muchas naciones, y tú no pedirás prestado” (Deuteronomio 28:12).

La oración del hondureño, escrita por Froylan Turcios dice: “¡Bendiga Dios la pródiga tierra en que nací! Fecunden el sol y las lluvias sus campos labrantíos; florezcan sus industrias y todas sus riquezas esplendan magnificas bajo su cielo de zafiro” y eso somos, una nación bendecida, a pesar de todos aquellos que con sus ganancias deshonestas, la saquean día tras día.

No fuimos llamados nosotros para odiar a todas aquellas personas en autoridad, sino a orar por ellos, porque Dios toque sus corazones, no es nuestra pelea, oremos y dejemos a Dios lo demás, pues dice la palabra: “No os venguéis vosotros mismos, amados míos, sino dejad lugar a la ira de Dios; porque escrito está: Mía es la venganza, yo pagaré, dice el Señor” (Romanos 12:19)

Y termino diciendo lo siguiente: “Bienaventurada la nación cuyo Dios es Jehová, El pueblo que Él escogió como heredad para sí(Salmos 33:12)

Amén!