Mañana 01 de noviembre de 2021, esta página web cumple un año de existencia; un año suena poco, pero para mí ha sido un montón de tiempo; con altos y bajos, ha sido una lucha constante día tras día… Pero aquí voy, y así como escribí en una entrada anterior: “Viviendo Un Día A La Vez”; trato de vivir el día a día, pasito a pasito; tratar de vivir el mañana es simplemente agotador.

La Fe Puesta A Prueba

Cualquiera diría que cuando comenzamos a vivir en las cosas de Dios, ya todo es color de rosa y no nos suceden cosas malas; pero en realidad mientras estemos en este cuerpo, seguiremos viviendo momentos difíciles y el enemigo se aprovechara de eso para decirnos: ¿Dónde está tu Dios?.

Lo cierto es que es necesario pasar por momentos difíciles, porque es de esta forma que nuestra fe es puesta a prueba; si todo nos saliera bien, sería bien fácil mantenernos firmes con Dios, ¿Cierto? ¿Pero qué cuando es al revés y las cosas no salen como esperamos? ¿Seguiremos alabando a Dios?

Pero también hay algo que es muy cierto, y es que cuando mejor nos va, de lo bien que nos va, muchas veces nos olvidamos de aquel quien nos provee, y por eso dice el libro de Proverbios: “Vanidad y palabra mentirosa aparta de mí; no me des pobreza ni riquezas; mantenme del pan necesario; no sea que me sacie, y te niegue, y diga: ¿Quién es Jehová? O que siendo pobre, hurte, y blasfeme el nombre de mi Dios” (Proverbios 30:8-9).

Por eso el apóstol Santiago escribió: “Hermanos míos, tened por sumo gozo cuando os halléis en diversas pruebas, sabiendo que la prueba de vuestra fe produce paciencia. Más tenga la paciencia su obra completa, para que seáis perfectos y cabales, sin que os falte cosa alguna” (Santiago 1:2-4).

Pasito a Pasito

¿Quién no quisiera llegar a la meta, sin tener que pasar el recorrido completo? Lo cierto es que en las cosas de Dios, es necesario caminar por un proceso, un proceso pasito a pasito que puede que nos lleve un tiempo; recordemos que el sol no sale de una sola vez y por eso dice la escritura: “Más la senda de los justos es como la luz de la aurora, que va en aumento hasta que el día es perfecto” (Proverbios 4:18).

Tengamos la certeza de que: “Estando persuadido de esto, que el que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Jesucristo” (Filipenses 1:6) y que todo tiene su tiempo: “Todo tiene su tiempo, y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora” (Eclesiastés 3:1).

Dios no nos ha abandonado, aunque así parece a veces y dice la palabra: “Sean vuestras costumbres sin avaricia, contentos con lo que tenéis ahora; porque Él dijo: No te desampararé, ni te dejaré” (Hebreos 13:5) y también dice: “Porque yo Jehová soy tu Dios, quien te sostiene de tu mano derecha, y te dice: No temas, yo te ayudo” (Isaías 41:13).

Amén

PD. Quizás quieras leer esto: Soportando Las Pruebas